jueves, 3 de enero de 2008

Nuevos ejercicios.


TALCSANTIAGO 2007-2008.

Bertoni acusado de tener unos cuantos clítoris congelados en su refrigerador.
Brodsky acusado de borracho malgenio.
Palavecino acusado de malversación de fondos en la barra del Rangers.
González Kopmann difamado por bonachón.
Herrera acusado de esconder su soberbia (que es aun peor que la soberbia misma)
El ex gordo Luna acusado de exhibicionista.
Silvia Rodríguez acusada de pelacables.
Tanathos acusado de ser muy normal.
Rivas Lucero acusado de creerse mijito rico.
José Luis Muñoz acusado de jugar a parecer inteligente.
El Galo valdiviano acusado de utilizar una polera hawaiana.
Los de la SECH Maule al banquillo por editar “Cuadernos del Maule”.
Hugo Metzdorff por cantar “muroroa”.
La Universidad Anómala de Chile acusada de financiar huevadas.
La sociedad talquina por sobrevalorar “Las viejas Cochinas”.
Herrera nuevamente acusado por ponerle cachantún a esa tropa de borrachos.



XI ORIENTE.


Desfiladero donde van a morir putas, travestis, traficantes,
empresarios de poca monta y viajeros.
Cuna del hampa talquino,
arteria que cobija a los nuevos bebedores de ajenjo
orgullosos de sus apolillados hígados.

En la 11 Oriente Rómulo y Remo son alimentados por una hiena,
cómplice de las confabulaciones más insospechadas,
cómplice de aquellos silenciosos automovilistas que buscan los servicios de sus roncas y piernilargas amigas,
cómplice del lento caminar de los ferroviarios,
que con sus torcidas espaldas salen al encuentro de una caña de vino.

11 de Septiembre: bombardeo a La Moneda.
11 de Septiembre: caída de las Torres Gemelas.
11 de Marzo: atentado de Madrid.
11 Oriente y el triunfo de lo amoral.

Sin 11 Oriente el roto no habría engañado al diablo ni Donoso escrito “el lugar sin límites”.
Sin 11 Oriente Mario Kruetzberger no habría conquistado Miami y el “loco tito” estaría cuerdo.
Sin 11 Oriente Talca no sería Talca y mudo se volvería el trueno.

4 comentarios:

Cesar dijo...

Buena primo buen análisis, el otro lado de Talca, espero regresar a mi ciudad natal el 11 de no sé que mes aún.

José Luis M. dijo...

Palavecino es un compendio de todo lo inaccesible que la carne humana puede pedir. Me parece que sus poemas son casi mejores que el mismísimo Jorge Arturo Flores o Armando Huidobro, pero cae en la flojera, en la paja, en el café. Planteo que su aleccionadora escritura no sirve para un capítulo de los Simpson, pero si para un pequeño recital poético no destruccionista.
Es cierto, hay que creerse el cuento, leo poco, me falta mucho, pero aseguro que seré algo más que un simple poeta. He ganado mujeres y un poco dinero con esta tonterita. Soy una suerte de psicópata ambulante. No como en Mc Donalds, pero si mote con huesillo en el mercado cental de Talca.
En rigor, la soltura poética da paso a una frontera de posibilidades: paranoia, sexo, resaca y la antesala al psiquiátrico.
Gustavo es un hincha empedernido de Rangers (aunque pierda, aunque desate polémicas por las contrataciones, aunque su estadio sigue pésimo, aunque los jugadores frecuenten desmedidamente Balmaceda Bar)
Dejemos que Luis Herrera se revuelque en su crapulencia.
Sólo queiro añadir que la poesía funciona de acuerdo a su práxis, que debe mover todos sus engranajes. Debemos abusar de ella, violarla hasta decir basta y coronarnos como esposos legítimos de esta trucha tarea.

Espero volver a recitar, anoche solo en plena Alameda, mañana en algún punto de la ciudad.

SUERTE SEÑOR

José Lucho dijo...

Palavecino es un compendio de todo lo inaccesible que la carne humana puede pedir. Me parece que sus poemas son casi mejores que el mismísimo Jorge Arturo Flores o Armando Huidobro, pero cae en la flojera, en la paja, en el café. Planteo que su aleccionadora escritura no sirve para un capítulo de los Simpson, pero si para un pequeño recital poético no destruccionista.
Es cierto, hay que creerse el cuento, leo poco, me falta mucho, pero aseguro que seré algo más que un simple poeta. He ganado mujeres y un poco dinero con esta tonterita. Soy una suerte de psicópata ambulante. No como en Mc Donalds, pero si mote con huesillo en el mercado cental de Talca.
En rigor, la soltura poética da paso a una frontera de posibilidades: paranoia, sexo, resaca y la antesala al psiquiátrico.
Gustavo es un hincha empedernido de Rangers (aunque pierda, aunque desate polémicas por las contrataciones, aunque su estadio sigue pésimo, aunque los jugadores frecuenten desmedidamente Balmaceda Bar)
Dejemos que Luis Herrera se revuelque en su crapulencia.
Sólo queiro añadir que la poesía funciona de acuerdo a su práxis, que debe mover todos sus engranajes. Debemos abusar de ella, violarla hasta decir basta y coronarnos como esposos legítimos de esta trucha tarea.

Espero volver a recitar, anoche solo en plena Alameda, mañana en algún punto de la ciudad.

SUERTE SEÑOR

Luis Erratas dijo...

OFREZCO COMBOS A JOSÉ LUIS M